Todos sabemos que hombres y mujeres somos diferentes y que, por ese motivos, el entendimiento se nos dificulta enormemente.

Parece claro que tenemos distintas necesidades y prioridades pero no está todo perdido, conocerlo nos permite comprender y esto poder relacionarnos mejor.

Las diferencias existentes entre los hombres y las mujeres en cuanto a nuestras necesidades afectivas, son de las más significativas, y tienen una estrecha relación con la manera en la que nos comunicamos.

Debemos tener en cuenta que, en su mayoría, los hombres, por norma general, cumplen con las siguientes generalidades:

  • No le suelen dar tanta importancia a los sentimientos como las mujeres. Si bien es cierto, que muchas mujeres, necesitan comunicarlos en exceso. En este punto es donde ambas partes deben hacer un esfuerzo de acercamiento de posturas, ningún extremos es bueno.

  • Los hombres suelen buscar soluciones a las quejas planteadas, están enfocados a los resultados y a los hechos. Ellos no entienden que, muchas veces, las mujeres necesitan comunicar sus sentimientos o preocupaciones por el simple hecho de hacerlo, pero no buscando que le dé soluciones a ese tema, sino para sentirse escuchada y comprendida. Cuando los hombres escuchan un problema no atienden al malestar emocional que genera, sino al problema en sí, y su foco de atención se centra exclusivamente en resolverlo, cuando lo que la mujer está esperando es, especialmente, su apoyo y comprensión.
  • Cuando una mujer le dice que le hace sentir mal, los hombres suelen interpretar que están atentando contra su capacidad, sea cual sea, o que quieren dejarles, por lo que les resulta difícil abrir su mente para que entender a la mujer y tratar de hacer algún cambio para dejar de provocarle malestar.
  • La comunicación de los hombres es totalmente racional y práctica. Ellos no tratan de conseguir un acercamiento o empatizar, sino simplemente expresar sus opiniones, y si es posible influir o imponerlas.
  • Los hombres, normalmente utilizan un lenguaje evasivo cuando están implicadas sus emociones o rasgos que impliquen sentimientos. Los más utilizados son el lenguaje indirecto y las bromas. Cualquier forma es válida siempre que les permita evadirse o salir por la tangente.
  • Otro aspecto significativo es que la forma en la que los hombres expresan afecto o amor no coincide con la esperada por las mujeres. Esto tiene que ver con el segundo punto comentado en este artículo, que hace mención a las diferentes normas que hemos establecido cada uno para sentir determinadas emociones o sensaciones, aunque en este caso tienen una connotación genética y/o cultural. Así por ejemplo, los hombres podrían demostrar su afecto y amor con bromas o detalles que serían más propios de un colega que de una pareja, lo cual a la mujer no le resulta válido y le produce una gran decepción.
  • Pero quizás el mayor punto de discordancia y que más dificulta la comprensión es el hecho de que los hombres y las mujeres tenemos objetivos distintos. Los hombres, por lo general, pretenden controlar y principalmente ganar, lo cual impide enormemente la apertura necesaria para una buena comunicación

Tras conocer esta realidad, es posible que pienses que será difícil mantener una relación satisfactoria entre un hombre y una mujer pero no es así.

Como comentaba anteriormente, conocer estas diferencias facilita el entendimiento, pero para ello es necesario que exista una comunicación fluida.

A pesar de que pensamos que todos sabemos Comunicarnos, obviamos las normas básicas que nos llevan al éxito y a alcanzar nuestras pretensiones.

Si quieres aprender cómo Comunicarte de forma eficaz con tu pareja, no dejes de leer el capítulo 6 de “Quiérete Más…Te Querrán Mejor!: Sana Tu Presenta…Mejora Tu Futuro!” Te ayudará a comprenderos mejor y a tener una Relación Sentimental Más Feliz.

 

 

Helena Calvo

contacto@helenacalvo.com