Nuestros miedos son fruto de nuestros pensamientos rígidos. Pueden deberse a la inseguridad ante lo desconocido, ante la falta de control de una situación,…Pero siempre detrás de cada uno de estos miedos se esconden nuestras creencias y experiencias tempranas, que en su mayor parte no corresponden a la realidad sino con la que nos hemos creado.

 

Un ejemplo de ello es el de las personas que, a pesar de no sentirse plenamente felices con su pareja, puede pasarse años resignad@o a vivir infeliz por estar dominad@ por un gran temor a romper con ella. Los miedos pueden deberse a multitud de factores: a sentirse sol@, a no poder encontrar otro amor, no poder hacer planes, no superar el desamor, a sufrir …

Pero ¿qué es lo que nos hace pensar que tras esta ruptura no existe una vida más feliz para nosotros? ¿Por qué siempre que existe la posibilidad de un cambio en una situación aparece el miedo de que sólo aparecerán situaciones peores?
¿Por qué nos ocurre esto?:

– ¿Quizás nos falta esa mentalidad optimista, y realista, que nos permite confiar en la vida y en nosotros mismos?

– ¿Esa mentalidad que nos hace percibir que una nueva etapa puede traernos una gran dicha?

– ¿Será porque centramos más nuestra atención en los aspectos negativos que nos causa el temor que en las posibilidades que se abren ante nosotros?….

Motivos pueden ser muchos pero lo cierto es que todos ellos tienen consecuencias devastadoras en nuestro sistema emocional.

Tener creencias y pensamientos que consideran que podemos conseguir nuestra felicidad tan sólo en una única dirección, además de ser incierto, limita mucho nuestra felicidad.

Existen muchas maneras de encontrar nuestro bienestar, reducir las opciones para ser felices a la manera en la que nos las planteamos, es únicamente producto de nuestros Creencias y pensamientos. Depende de lo que hayamos vivido
Debemos dejarnos sorprender por la vida, pues muchas veces nos expone ante situaciones que no nos planteábamos, nos provocan miedo, pero son infinitamente mejores que las que estábamos viviendo.

Nos regimos por Patrones Mentales y de Conducta rígidos, condicionados por lo que hemos vivido en nuestra infancia. Estos permanecen en nuestro subconsciente gobernando toda nuestra vida y, en muchos casos, impidiéndonos vivir feliz y armónicamente.

 

Estos procesos son los causantes de nuestros miedos. Ellos nos hacen vivir en permanente angustia y agonía por lo que puede ocurrir en cada momento. Nos frena a actuar de un modo seguro, incluso nos hace actuar de un modo desproporcionado, alejándonos de aquello que no queremos perder, tal sería el caso de los celos, la dependencia emocional,…

 

En la mayoría de los casos, estos miedos son irracionales, creados por nuestra mente debido a motivos no conscientes y que están saboteando nuestra felicidad a pesar de nuestros intentos de burlarlos.

Para poder superarlos y librarnos de sus efectos, es necesario que identifiquemos sus causas y una vez lo hayamos hecho, instaurar nuevas Creencias y Patrones que gobiernen nuestros pensamientos y comportamientos.

Podríamos estar horas y horas hablando de los miedos y de sus consecuencias ya que es un tema que nos preocupa y afecta en gran medida a toda nuestra vida.

Si estás interesad@ en conocer más datos sobre cómo se forman, qué repercusiones tienen, cómo identificarlos, como eliminarlos y cambiarlos por Creencias que nos beneficien, etc… te recomiendo que leas el capítulo número 4 del libro Quiérete Más… Te Querrán Mejor!: Cómo Tu Pasado Condiciona Tus Futuras Relaciones.
En él encontrarás gran cantidad de información que te hará conocerte mejor y eliminar tus temores.

 

Quiérete Más… Te Querrán Mejor!: Cómo Tu Pasado Condiciona Tus Futuras Relaciones.

 

 

Helena Calvo

contacto@helenacalvo.com

www.helenacalvo.com